Himno · Sin categoría

We will rock you y las mocitas madrileñas

Siempre he sido madridista pero el himno… Las mocitas madrileñas ya sonaban viejunas cuando yo era niño, aunque, cómo no, las tengo cariño. Florentino nunca me gustó. Por muchas causas y también por no saber renovar el himno. Escogió para ello a un Cano con ínfulas, José María, y lo cantó Plácido Domingo. Imposible que el estadio lo cantase con él.

Creo que el himno de un equipo de fútbol debe de estar creado para que lo cante un estadio, para que todo el mundo participe, para atronar e impresionar al contrario. Quizás el antibarcelonismo que profesamos los madridistas nos ha hecho no mirar lo mejor que tiene el Barsa, su himno, que, desde su título explica para que sirve: «Tot el camp es un clam».

Para mí el himno perfecto, y no es un himno, es «We will rock you», capaz de hacer vibrar, acompañar y cantar a un estadio.

¡Que envidia! Florentino eres un tolay con ínfulas.

Quizás te guste ver otras entradas:

Ella · Generación del 68 · Himno · Lo + mío

Imagine

John Lennon era un símbolo para la generación del 68. Esa generación que quiso cambiar el mundo, esa generación que, por un momento creyó, creímos, que habíamos cambiado la sociedad y lo hicimos. Para bien y para muy mal. Esto último contradiciendo los principios en que creímos y que estaban en Imagine.

Recuerdo escucharlo en casa, fue un mazazo. Ni Ella ni yo nos lo podíamos creer. ¡Un asesinato tan estúpido y gratuito1 Algo que parece que sólo podía pasar en una sociedad enloquecida… Y pasó. Pasó hace cuarenta años, el 8 de diciembre del 80. El primero de nuestros hijos nació un año y un día después. Sin duda el mundo que se encontraron era peor. 

Imagine ya era un himno, una declaración de principios, algo trascendente que ha continuado sonando como banda sonora de la utopía. Sigo deseando que su letra se haga real.

Quizás te guste ver otras entradas:

Himno · Sin categoría

Flower of Scotland & Ireland´s Call

En los 90 mi hijo mayor comenzó a jugar al rugby, todavía era un niño y jugaba de «talona» con chicos mayores que él. Por alguna razón que desconozco siempre fue forofo de Escocia y, en su defecto, de Irlanda. Me contagié de aquellos gustos. El rugby ya me gustaba desde cuando, en los 60, veía el 5 naciones, en blanco y negro, con mi padre en el «UHF». Entonces los jugadores no eran profesionales. Eran carniceros, policías, funcionarios,…

Flower of Scotland, el himno de Escocia. Ireland´s Call el de una Irlanda Unida siempre sonaron con emoción en casa, desde el viejo campo de Landsome Road que, unos años más tarde tuvimos ocasión de visitar

Los valores del rugby, ver como ese deporte le daba a mi hijo autoestima, el comportamiento de público y jugadores en aquellos partidos, hicieron que el rugby y esos himnos siempre me hayan hecho vibrar (sin olvidar la haka de los All Blacks).

Quizás te guste ver otras entradas: