Sin categoría

Clásica y rock, la buena música es eso, buena

Recién entrado en la adolescencia el profesor de música en el instituto nos enseñó a saber que querían decir los signos que aparecían en una partitura pero no a saber como sonaban. ¡Qué desastre de enseñanza! Muy rara vez nos puso a escuchar música pero en una de esas contadas ocasiones descubrí a Chaikovski y me gustó. Así me interesó por vez primera la música clásica. En el año 70 repusieron Fantasía, la película de Disney. La vi en una sesión matinal en el cine “Imperial” de la Gran Vía (estaba dónde ahora está el Primark 😢). Allí, entre otras sonaba el “Cascanueces” de Chaikovski. Fue de las primeras veces que escuchaba clásica durante más de una hora.

Y pocos años después, cuando ya terminaba la adolescencia, me reencontré con Chaikovski en una adaptación de la clásica al rock con Emerson, Lake & Palmer, un disco titulado “Cuadros para una exposición”. El grupo me gustaba. No tanto aquella adaptación. Gracias a El Círculo Beatle por regar mi memoria.

Junto a aquella versión aparecían varios temas de la obra así titulada, de Músorgski que si me gustaron. Y que luego descubrí que alguno aparecía en Fantasía en una versión más canónica. Así descubrí la música del final del romanticismo. Se cerraba el círculo.

Hace unos días paseaba, charlando sobre este blog, con mi amigo CB. Hablando afloraron recuerdos y me contó que “Oh Lord why Lord” fue el primer disco que él se compró. Soy algo mayor que él (poco), yo también lo compré y lo conservo. Aquel disco versionaba en clave de gospel el canon de Pachelbel

He ligado este recuerdo a que quería escribir algo sobre Miguel Ríos y el “Himno a la alegría” y así ha nacido esta entrada.

Recuerdo hablar con mi tío P, sobre el “Himno a la alegría” que acababa de grabar Miguel Ríos. Me decía que estaba bien que se hicieran aquellas cosas, “es el mejor camino para que la juventud descubra la música clásica”. Mi tío sabía de música, sobre todo de música clásica, era uno de esos renacentistas que sabían y se interesaban por todas las ramas del saber, un hombre con el que aprendías cuando hablabas y con el que, cosas de la edad, no hablé lo suficiente. Yo me lo perdí.

Buceando en mi memoria encuentro más ejemplos pero no se trata de aburrir. Destaco uno de mis favoritos y, en eso coincido con @raulrn que cuenta de “Buree”, un magnífico tema de Jethro Tull: es el único tema de su álbum “Stand Up” no compuesto por Ian Anderson sino por el maestro Johann Sebastian Bach (1685-1750) para su “Suite en mi menor para laud, BWV 996 (BCL166)”; en concreto se trata del quinto movimiento: “Bourrée“, en alusión a la danza barroca de origen francés que se utilizó en los ballets y las óperas galas de los siglos XVII y XVIII.

Cierro esta entrada volando, casi, hasta la actualidad para brindaros un vídeo que tiene más de 100 millones de visitas en YouTube y que me encantó cuando lo vi. Une AC/DC con Vivaldi. Una fabulosa versión de un grupo llamado 2CELLOS y que, con ritmo de cine fusiona clásica y rock.

Seguro que todo esto lo cuentan mejor que yo en: La música clásica reconvertida en himnos de rock La música clásica en clave de rock y heavy metal o en Música clásica y rock

Quizás te guste ver otras entradas: