Sin categoría

Las músicas del ciclismo en mi infancia.

Para mi el indicativo de Eurovisión significaba que comenzaba una retransmisión apasionante: El Tour de Francia. Probablemente todos estáis pensando en el festival pero a mí aquello siempre me sonó a casposo y me interesó poco. Sólo en dos ocasiones llamó mi atención: Cuando el lío del La la lá y el año del Chiquilicuatre. Y lo hicieron por motivos que nada tenían que ver con la música. Os lo contaré en otro momento.

Ya os he contado que en casa siempre nos gustó el ciclismo y esa sintonía era señal de que comenzaba un espectáculo del que disfrutaba con mi padre en aquellos tiempos heroicos de Julio Jiménez, Gabika o Pérez Francés compitiendo con Gimondi o Poulidor. Tengo en la cabeza las sintonías clásicas que anunciaban el Tour en la televisión, antes de que sonara el indicativo de Eurovisión.

Pero por más que busco confirmación, más allá de mi memoria no logro confirmación. En el caso de la Trisch – Trasch Polka de Johann Strauss (hijo) he confirmado que, además de un clásico en el Concierto de Año Nuevo que retransmite Eurovisión desde Viena, fue sintonía oficial de la Vuelta a España en 1978. Yo creo que ya se utilizó en los años 60. Igual podría asegurarlo respecto al “Galop Infernal” de Offenbach, la música del Can Can, que yo asocio a ese ciclismo de mi infancia. Puedo equivocarme. ¿Alguien puede ayudar a mi mala memoria?

Músicas que, en cualquier caso, me traen a la cabeza el ritmo alegre del pelotón ciclista y sus acelerones. Ese ciclista que se pone de pie sobre los pedales y se escapa del grupo,…

Quizás te guste ver otras entradas:

Sin categoría

“Nessun dorma” en familia

Mi hijo menor, cuando era niño, tenía problemas respiratorios y hablaba ronco como el padrino. entró la medicina en juego y, entre otras cosas, pasó por un logopeda que le reeducó en la forma de hablar comenzando por la forma de respirar. Creo que de allí le vino el gusto por cantar cosas que entrañan dificultad.

Su hit, en ese terreno, ha sido siempre “Nessun dorma”. Probablemente porque, en aquellos años, los tres tenores, Plácido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti, cantaron con gran repercusión en varias finales de los mundiales de futbol y TVE eligió ese tema, cantado por Pavarotti, para la sintonía del Tour que, en los 90´s, ganó Induráin cinco veces seguidas. Ya os he contado de nuestra afición al ciclismo.

Quizá eso está en el origen de que la televisión italiana haya utilizado “Nessun dorma” para cantar la gloria de los grandes campeones del Giro en la edición del 2020. Va por quienes nos entusiasmamos con esos grandes.

Ella es muy aficionada a la ópera y, seguro, mucho tiene que ver con la afición de nuestro hijo menor a emular esas voces y poner a prueba la suya. Lo cierto es que “Nessun dorma” me lleva directo a imágenes familiares, medre e hijo cantando o los chicos y yo, delante de la tele a la hora de la siesta, disfrutando los éxitos de Miguelón. Vida de familia.

Quizás te guste ver otras entradas:

Sin categoría

Mi vieja bicicleta y “Teach your children”

Déjà Vu, lo último que habían sacado Crosby, Stills & Nash, llegó a mis manos a cambio de mi vieja bicicleta. Para mí el tema estrella era “Teach your children” y lo escuché montones de veces. Siempre me vino a la memoria aquella Orbea.

La bicicleta que los reyes magos me trajeron cuando tenía cinco años ya no daba más de sí. Le había subido tanto el manillar como el sillín cuanto era posible. Pedaleaba como si llevara un canasto entre las piernas para no golpear las rodillas contra el manillar. El problema era que no tenía otra bici  ni las 5.000 pesetas que necesitaría para comprar una “de carreras”.

Me ofrecieron deshacerme de ella a cambio de un LP, un disco de larga duración, el que yo eligiera. Era una compensación,  que me ofrecía un amigo de mi padre para regalársela a su hijo, unas 300 pesetas. Había que ser realista y acepté.

Quizás te guste ver otras entradas:  

niñez·Sin categoría

Yo soy aquel negrito

Es la primera canción que recuerdo, la asocio a mi infancia y a la radio que siempre me gustó y siempre me ha acompañado.

Me gustaba lo de “si lo toma el ciclista se hace el amo de la pista”. Mi padre me inculcó el gusto por el ciclismo. Disfruté cada Vuelta, cada Tour y cada Giro desde niño. Y lo sigo haciendo.

Disfruté con Bahamontes, Pérez Francés, el Kas, Poulidor, Merckx, Ocaña, Gimondi, Tarzán Sáez,…

Recuerdo bailotear, muy niño, en la cocina de casa, mientras cantaba aquella canción. Y tomarme un Colacao, calentito, bien batido y, preferiblemente, acompañado de unas galletas “Chiquilín”.

Quizás te guste ver otras entradas: