Sin categoría

¿Qué pasará, qué misterio habrá?

Hace unos días estaba escuchando la radio y oí a Jordi Évole deshacerse en alabanzas hacia Raphael. Me llenó de sorpresa que alguien joven, quizás sólo relativamente joven, quizás simplemente más joven que yo, elogiase a quien para mí es el paradigma de «la caspa».

Era yo un crio de once años (1965 – 66) cuando mi tía me contó su entusiasmo por un tal Raphael y, para fundamentarlo, me puso «El Tamborilero». El individuo era el favorito de Carmen Polo de Franco, la mujer del dictador. Su foto cantando ante «la collares» mientras que ella le sonreía arrobada «a todo diente» ante aquel tipo que estiraba el brazo como desenroscando bombillas terminó de convencerme: aquel tipo no me iba a gustar nunca. Si ya estaba anticuado siendo yo un niño.

Para mi sorpresa en aquel programa de radio con Évole se recogía una grabación, hecha a la entrada de una actuación de Raphael en el Palau de Sant Jordi, en la que unas chicas pedían «un hijo suyo» y afirmaban que se lo tirarían. ¡Y parecían jóvenes!… Definitivamente no entiendo nada. Debo ser muy mayor, me he quedado anquilosado y es Raphael quien entiende los nuevos tiempos y a esas nuevas generaciones que a mí me suenan a «Nuevas generaciones». No entiendo a Évole.

¡¡¡60 años en los escenarios!!!

Quizás te guste ver otras entradas: