Sin categoría

In the ghetto

1969, tenía quince años, mis gustos musicales se iban conformando mientras que mi conocimiento sobre lo que los mayores llamaban «música moderna» era muy primario, binario, me gusta o no me gusta, muy ecléctico y absolutamente carente de conocimiento previo. Se llama adolescencia. Un día, en casa de mi amigo J… escuché en la radio que un tal Elvis Presley, de quien lo desconocía todo, volvía a la actualidad; y sonó «In the ghetto».

Tanto énfasis hacía el locutor sobre la importancia del tal Elvis que, aunque «In the ghetto» me pareció una balada grandilocuente, sin garra, sobada y sabida que no me sonaba a nueva, me interesé sobre quién era Elvis y qué significaba realmente. Entonces descubrí al Elvis de sus primeros años, al que empezó con aquello del rockabilly, ese «Elvis the pelvis» que con sus movimientos sincopados y tocando «música de negros» escandalizó a la biempensante sociedad blanca de los Estados Unidos. Eso ya era algo muy distinto que, de verdad, molaba.

De algún modo sigo en la dicotomía «me gusta, no me gusta», menos intolerante eso sí, aunque sigo pensando que aquel Elvis gordo y carrozón (no deja de ser una definición que ahora se me podría aplicar a mi mismo) no era ni la sombra de lo que fue. Por eso, algo querré decir, me viene a la cabeza que uno de los recursos típicos de cualquier relato es el contrapunto cómico y, aunque sea tópico, en este caso viene al pelo. Gracias Gomaespuma.

Quizás te guste ver otras entradas:

Sin categoría

Zapatos de gamuza azul

«Zapatos de gamuza azul» Blue suede shoes, dicho para entendimiento universal, es un clásico del rock & roll inobjetable, detrás del que se te van los pies aunque no estén embutidos en unos zapatos de gamuza azul.

Me gusta la historia de esta canción, reúne a una muy buena representación de la música que disfruto, aunque soy muy ecléctico y mis gustos desbordan los límites del rock.

Carl Perkins, Johnny Cash, Elvis Presley y Jerry Lee Lewis estaban de gira, juntos pero no revueltos. Johnny Cash contó una anécdota de su servicio militar en Alemania. un sargento al que conoció estaba muy satisfecho de sus zapatos de gamuza azul y le irritaba pensar en que se los pisasen. Carl Perkins hizo canción esa historia.

Nueve meses después Elvis versionó «Blue suede shoes». Johnny Cash y Jerry Lee Lewis también acabaron cantando sus propias versiones de ese tema nacido de una conversación entre todos ellos.

Con esos mimbres se fabricó un tema del rock que canta y ensalza la estupidez humana. Porque, fijémonos en la letra: «Puedes matar, también asesinar. Todo mi dinero me puedes robar. Mi coche nuevo puedes chocar. Pero, por favor, no me pises ya nunca mis zapatos. Zapatos de gamuza azul. Y no me pises jamás mis zapatos de gamuza azul». Increíble el grado de idiotez del protagonista. Podéis escuchar la versión en castellano de Moris.

Y para finalizar un regalo que me he encontrado buscando material para esta entrada: The Million Dollar Quartet: Elvis Presley, Johnny Cash, Carl Perkins y Jerry Lee Lewis se encontraron en los estudios de «Sun Records», en Memphis, una tarde de diciembre de 1956. Al parecer fue un encuentro casual que terminó con una grabación informal en la que cantaban juntos los cuatro. En el 2006 se recuperó aquel documento y se hizo un disco…

Quizás te guste ver otras entradas: