Sin categoría

Dublin, Temple Bar, Gogarty´s, Live Irish Music

Ella y nuestro hijo menor estaban cansados y decidieron no unirse a nuestro hijo mayor y a mí que nos fuimos a explorar Temple Bar, su música, sus cervezas y sus bailes. Era nuestra primera noche en Dublín y habíamos madrugado para volar, pero teníamos ganas. El rugby y la cerveza son aficiones compartidas y nos apetecíae una noche juntos padre e hijo, ya adulto, ya trabajando. Charlar, beber y hasta bailar, aunque nuestro sentido del ridículo lo limitó a esbozar unos tímidos pasos en una esquina. Una noche inolvidable.

Temple Bar es una calle llena de vida y cervecerías. De una de ellas, Gogarty´s escuchamos salir música céltica y parecía ser un grupo tocando en directo. No nos pudimos resistir. Cerveza roja, que me gusta más que la tradicional Guinness, aquellos músicos, el colegueo con mi hijo, una cierta pena porque Ella y el menor, que también era mayor de edad, no se hubieran apuntado, y una satisfacción enorme de poder compartir la noche con el mayor, mientras escuchábamos “Molly Malone”.

“Molly Malone”, también llamada “Cockles and Mussels” o “In Dublin’s Fair City” es el himno, no oficial, de Dublin, cuenta la historia de una pescadera, Molly Malone, que murió joven y en la calle. Pregonaba y vendía, con un carro de mano, berberechos y mejillones. Vendedora de dia y puta de noche no está probada su existencia. Hoy es la más popular de las canciones y una estatua que la representa en el centro de la ciudad,

Al día siguiente iniciamos alquilamos un coche y comenzamos nuestro programa de excursiones por Irlanda. Nuestra primera visita fue al mítico campo de la selección irlandesa de rugby, Lansdowne road. Ya os he hablado de nuestro amor por el rugby. Fue mi primera experiencia conduciendo por la izquierda y comencé por circular en dirección contraria, luego lo cogí el tranquillo. En el estadio, cuando supieron que éramos unos raros españoles a los que gustaba el rugby nos lo dejaron visitar a pesar de que estaba cerrado.

Hace un par de días, el día de San Patricio, el 17 de marzo, me asaltaron los recuerdos de aquel viaje que tanto disfrutamos. Muchos blogueros han contado sus experiencias y sus emociones. Guxlar lo hace con una play list. Anem de viatge cuenta una visita a Dublín el día de San Patricio y describe el ambiente de la fiesta mayor de Irlanda. Seguro que disfrutaréis con ellos de la visita a Dublín. Yo también os invito a disfrutar de la música Irlandesa en el St. Patricks day.

Quizás te guste ver otras entradas:

Sin categoría

Paquito el chocolatero

He leído que un tal Edward George Honey, soldado y periodista inglés, en desacuerdo con los bailes y fiestas que celebraban el fin de la guerra, envió una carta al Evening News solicitando cinco minutos de silencio en honor a los caídos en la I Guerra Mundial. Quien escribió esa historia se pregunta:, “¿Y si Mr. Honey hubiese escrito una carta solicitando cinco minutos de mayor alegría, pues dichos bailes y fiestas no le parecían suficientes? Quizá hoy celebraríamos la muerte cantando Paquito el Chocolatero, y ya te digo yo que Paquito, todos abrazados, se alargaría hasta que salga el Sol”.

Y lo cierto es que “Paquito el chocolatero” inyecta alegría en el alma. Ya os he contado lo que para mi es el Mediterráneo, y “Paquito” es su esencia. Una esencia que se vive en las fiestas de moros y cristianos y que más allá ha impregnado las fiestas de cualquier rincón de España y, por supuesto, las fallas en Valencia.

Pero “Paquito el Chocolatero” ha roto fronteras. En Toulouse trataron de convencer a mi hijo menor que ese pasodoble era música popular autóctona del sur de Francia. Y así la sentían aquellos gabachos, orgullosos de “sus tradiciones”

“Paquito” es marca España, así lo pienso y así parece pensarlo una de nuestras cerveceras, San Miguel, perteneciente al Grupo Mahou, que la utilizó como eje de su campaña publicitaria en el 2008.

Pero “Paquito el chocolatero” es netamente español, de Cocentaina (Alicante), habla del cuñado del compositor “un home molt formal que quan arriba la Festa va sempre molt colocat”, Francisco Pérez Molina era hermano de Consuelo la esposa del compositor, Gustavo Pascual Falcó. Los padres de Francisco vendían chocolate y eran conocidos con el sobrenombre de Chocolateros. Francisco. Su vocación: las fiestas de moros y cristianos, junto a la música, son las dos caras de una misma moneda: en una el músico, en la otra el festero para los dos cuñados. En el verano de 1937 el compositor enseña a su cuñado Paquito tres composiciones musicales. Le pide que elija una de entre las tres para que lleve su nombre. Paquito sin dudarlo elige un pasodoble, alegre y dianero, que rima bien con su carácter festero, “Paquito el chocolatero”.

Sería imperdonable no hacer un guiño al buen humor al hablar de “Paquito el chocolatero”. Probad a teclear en Google ese nombre y buscad las imágenes. Entre ellas aparecerán con cierta frecuencia fotos de un individuo que nada tiene que ver con la alegría pero que protagonizó innumerable cantidad de chistes. ¿Porqué será’ que decía “La Bombi”.

Paquito “El Xocolatero”
es un home molt formal
que quan arriba la Festa
va sempre molt colocat

Es posa el vestit de Festa
el puro, cafe-licor
i s´en va per la filada
per oblidarse de tot

(estribillo)

Pe’ l carrer va desfilant
entre flors i colors
el poble se’n va entregant
a la gracia d’ aquest home
que sap com ningu ballar.
Per el carrer va desfilant.
Cantueso i Herbero
per a poder-ho aguantar
mentre dura nostra Festa
tan valenciana, tan popular

(bis)

L’ endemá s´en va a la fabrica
i se posa a treballar
Cantueso i Herbero
per a poder-ho aguantar
fins que torne nostra Festa
tan Valenciana, tan popular

Quizás te guste ver otras entradas:

Sin categoría

“Nessun dorma” en familia

Mi hijo menor, cuando era niño, tenía problemas respiratorios y hablaba ronco como el padrino. entró la medicina en juego y, entre otras cosas, pasó por un logopeda que le reeducó en la forma de hablar comenzando por la forma de respirar. Creo que de allí le vino el gusto por cantar cosas que entrañan dificultad.

Su hit, en ese terreno, ha sido siempre “Nessun dorma”. Probablemente porque, en aquellos años, los tres tenores, Plácido Domingo, José Carreras y Luciano Pavarotti, cantaron con gran repercusión en varias finales de los mundiales de futbol y TVE eligió ese tema, cantado por Pavarotti, para la sintonía del Tour que, en los 90´s, ganó Induráin cinco veces seguidas. Ya os he contado de nuestra afición al ciclismo.

Quizá eso está en el origen de que la televisión italiana haya utilizado “Nessun dorma” para cantar la gloria de los grandes campeones del Giro en la edición del 2020. Va por quienes nos entusiasmamos con esos grandes.

Ella es muy aficionada a la ópera y, seguro, mucho tiene que ver con la afición de nuestro hijo menor a emular esas voces y poner a prueba la suya. Lo cierto es que “Nessun dorma” me lleva directo a imágenes familiares, medre e hijo cantando o los chicos y yo, delante de la tele a la hora de la siesta, disfrutando los éxitos de Miguelón. Vida de familia.

Quizás te guste ver otras entradas:

Sin categoría

Unchain my heart

Estábamos en Albufeira. Pasamos unos días en un resort. De esos que están pensados para apenas salir de él: piscinas, juegos infantiles, yakuzis, varios restaurantes,… Los chicos eran pequeños, el menor tenía apenas tres años. Portugal comenzaba a generar turismo pero todavía había aspectos que depurar.

La ambientación musical que nos encontramos al llegar prometía. Una tras otra fueron sonando todas las canciones que contenía el álbum de Joe Cocker, “Unchain my heart”. Había sido publicado el invierno anterior y yo lo había comprado hacía poco. Me encantaba.

Lo malo es que, por alguna razón que no alcanzo a comprender, parece que era el único disco disponible y sonaba por todo el hotel una vez tras otra. Nunca más he podido escucharlo sin recordar al pequeño, con lengua de trapo, decir: ¡oh no, unchimajat ota vez no!

Quizás te guste ver otras entradas:

Sin categoría

Always look on the bright side of life

Una norma de vida, algo que nos ha hecho sonreír a todos en casa, una receta para las penas, una aspirina contra el mal rollo. Mi hijo menor, al que le encantan las letras con sentido del humor, cantándola y los cortes de la película recordados, en familia, una y otra vez.

Este blog está presidido por “Resistiré” y, “Allways look on the bright side of life” es una receta para resistir. “Cómo el junco que se dobla, pero siempre sigue en pié”.

Hay cosas malas en la vida
Que pueden volverte loco
Otras te hacen jurar y maldecir
Cuando muerdas en hueso a la vida
No te quejes, sólo silba
Eso ayudará a que las cosas mejoren

Y…Siempre Mira el lado brillante de la vida…
Siempre Mira el lado luminoso de la vida…

Si la vida parece una bonita mierda
Es que has olvidado algo
Reír, sonreír y bailar y cantar
Cuando estés deprimido
No seas tan tonto
Junta tus labios y silba – eso es.

Y… Siempre Mira el lado brillante de la vida…
Siempre Mira el lado luminoso de la vida…

Porque la vida es bastante absurda y la muerte, la palabra final. Enfréntate al telón con una reverencia. Olvida eso de tu pecado, da a la audiencia una gran sonrisa.

Disfruta, a fin de cuentas es tu última oportunidad.

Así que… mira siempre el lado brillante de la muerte
Antes de exhalar tu último aliento
La vida es un trozo de mierda
Cuando te paras a pensarlo
La vida es una risa y la muerte una broma, es cierto
Verás como todo es una farsa
Hazlos reír mientras te vas.
Recuerda que la última risa será por ti

Y Siempre Mira el lado brillante de la vida…
Siempre Mira el lado bueno de la vida…
(¡Vamos, chicos, arriba ese ánimo!)
Siempre Mira El Lado Brillante De La Vida…
Siempre Mira El Lado Brillante De La Vida…

(Cosas peores ocurren en el mar, ¿sabes?.)
Siempre Mira El Lado Brillante De La Vida…
(Me explico – ¿Qué tienes que perder?)
(¿Sabes?, vienes de la nada – vuelves a la nada. ¿Qué has perdido?
¡Nada!)

Siempre Mira El Lado Brillante De La Vida…

Quizás te guste ver otras entradas: