Sin categoría

Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena

No estuve allí, pero la muerte de Almudena Grandes nos conmovió y vimos, con emoción, el reportaje sobre ese entierro al que no asistí. En el cementerio civil, rodeada por sus lectores y acompañada por artistas que admiro. No se si utilizaron «Noches de boda», la canción de Joaquín Sabina, entera o sólo la estrofa que ha aparecido en todos los reportajes: «Que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena». Una preciosa dedicatoria a quien tuvo la valentía de escribir y decir lo que pensaba.

Que el maquillaje no apague tu risa, que el equipaje no lastre tus alas, que el calendario no venga con prisas, que el diccionario detenga las balas, que las persianas corrijan la aurora, que gane el quiero la guerra del puedo.

Que los que esperan no cuenten las horas, que los que matan se mueran de miedo, que el fin del mundo te pille bailando, que el escenario me tiña las canas, que nunca sepas ni cómo, ni cuándo, ni ciento volando, ni ayer ni mañana.

Que el corazón no se pase de moda, que los otoños te doren la piel, que cada noche sea noche de bodas, que no se ponga la luna de miel, que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel.

Que las verdades no tengan complejos, que las mentiras parezcan mentira, que no te den la razón los espejos, que te aproveche mirar lo que miras, que no se ocupe de ti el desamparo.

Que cada cena sea tu última cena, que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena, que no te compren por menos de nada, que no te vendan amor sin espinas, que no te duerman con cuentos de hadas.

Que no te cierren el bar de la esquina, que el corazón no se pase de moda, que los otoños te doren la piel, que cada noche sea noche de bodas, que no se ponga la luna de miel, que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel.

Adrián Vogel en su web «El Mundano» reflexiona: Los votos en contra de Ciudadanos, PP y Vox impidieron que Almudena Grandes fuese nombrada hija predilecta de Madrid. Un ayuntamiento del PP, con Ana Botella a la cabeza, nombró a Julio Iglesias hijo predilecto de la ciudad. Ambos, Almudena y Julio, nacieron en Madrid. Ella siguió viviendo aquí, donde murió hace unos días. Julio hace mucho tiempo, décadas, que se fue de la capital». Luego gritan aquello de «comunismo o libertad» y llaman sectarios y haters a quienes nos sentamos a la izquierda y reivindicamos la memoria…

Una Madrileña con mayúsculas. Quizás sea innecesario recordar, una vez más, quien fue Almudena Grandes. Prefiero dejarle el papel a una de mis lectoras, Géminis 12, que lo ha hecho muy bien.

Quizás te guste ver otras entradas: