Sin categoría

La Trinca porque merece la pena sonreír

En casa siempre hemos valorado mucho el sentido del humor y La Trinca lo tenía por toneladas. Algo les habíamos pillado escuchándolos en catalán pero en 1983 publicaron su primer disco en castellano: «Quesquesé se merdé», desde entonces se ganaron un merecido puesto entre esas canciones que siempre recordamos y cantamos.

Hasta fueron capaces hasta de sacarnos una sonrisa recordando la siniestra noche del 23 F, porque son ciertas muchas de las cosas que cantaron y contaron en «La danza del sable» y del primero que hay que saber reírse es de uno mismo.

Pero en aquel disco había humor para todos los gustos: político, picantón escatológico o, simplemente, faltón. Como es debido.

Y utilizando todo género de inspiraciones musicales, desde el swing hasta la más clásica de las clásicas, la quinta sinfonía de Beethoven.

Quizás te guste ver otras entradas:

2 respuestas a “La Trinca porque merece la pena sonreír

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s